lunes, 27 de abril de 2015

Es increíblemente dolorosa tu forma de mandarlo todo a mierda, sin tener ni un solo remordimiento. 
¿Me puedes explicar cómo lo haces? Las falsas promesas, falsas palabras... Falsa historia...

Me parece increíble la hipocresía que tuvieron tus palabras y lo tonta que llegué a ser cuando me las creí. Supongo que contigo siempre voy a ser una niña inocente e indefensa.... No es la primera, ni la segunda vez que lo haces, sinceramente ni siquiera sé por qué me sorprende, porque había una parte de mí que no quería fiarse del todo, pero otra parte aún más grande de mí, te quería con todo mi ser... Incluso con mi parte desconfiada...
Debí creer en mis presentimientos, y quizá ahora no estaría en una de las malas rachas que me haces pasar cada vez que te apetece aparecer por mi vida.
Y ¿sabes qué? Tú deberías pensar la próxima vez cada una de las palabras que salgan de tu boca, y cada uno de tus actos. Porque aunque creas que no y quizá no te importe, haces daño. Hieres. Hieres como podría herirme una estacada en el corazón, y quemas como podría quemarme la vida si corriese lava ardiendo por mis venas. Joder, cómo dueles...
Aléjate, por favor. Aunque no sea lo que realmente quiero, porque nunca he dejado de querer verte pasar por todos mis días, vete. Y si vuelves, que sea con las cosas claras y para hacerme realmente feliz. No infinitamente feliz, ni eternamente, pero feliz de verdad... No con falsas ilusiones que sabes que van a romperse pronto... Como has hecho conmigo. Me has roto por completo, así que gracias.
Una vez más....

lunes, 13 de abril de 2015

Ama tu caos

Hoy un libro de mi autor favorito ha llamado mi atención. Albert Espinosa, ha escrito esto en el reverso de su libro 'Mundo azul. Ama tu caos':
''El caos es aquello que te hace diferente, aquello que la gente no comprende de ti y que desea que cambies. Pero cada uno es su caos.
Por eso, cuando alguien no te entienda, dile: Ama mi caos''
Y hay demasiada verdad en esas palabras. ¿Verdad que cuando hemos visto a alguien metido, sumergido totalmente en la mierda, hemos intentado ayudarlo miles de veces pero ese alguien amaba tanto su caos que no tenía razones para salir de él?
 Quizá era porque donde nosotros veíamos mierda, él o ella veían belleza, libertad y felicidad. Y joder, no somos nadie para juzgar la mierda de los demás. Podemos intentar ayudar, o dejar a cada uno con su mierda particular. O también podemos intentar entender su caos, amarlo, y adaptarnos a él.
Todos tenemos nuestro propio caos, y puede parecer perfecto, 'normal' o desastroso a ojos de los demás, mientras que para nosotros es totalmente rutina; salir de él nos destrozaría.
He llegado a la conclusión de que existen diferentes tipos de caos: Adicciones, personas, horarios, vidas enteras... Pero ¿y qué pasa?
La palabra caos no siempre es negativa.
Yo tengo mi propio caos; y es una mezcla de todo lo anterior. Lo tengo a él; mi mayor caos. Mi mayor pecado, y mi mayor adicción a la vez. Mi vida; otro maldito lío que ni siquiera yo entiendo, pero no me pidas que lo deje todo atrás solo porque sea difícil y dañino, porque esa es mi vida y quizá está así porque es como me gusta que esté.

domingo, 5 de abril de 2015

Qué bonito es sentir la timidez y el miedo en tus palabras. No tengas miedo, estoy aquí, para ti. Ahora.